La crisis y la tragedia trajeron a Laura y su familia de Sonora a Tucsón. Otra crisis la tumbó económicamente a ella y a su esposo en 2008. Hoy es una exitosa empresaria y presidenta de la Cámara de Comercio Hispana de Tucsón, y todo gracias a lo que aprendió del fracaso.