La alimentación conciente no se enfoca en lo que puedes o no puedes comer. Por el contrario, se trata de un hábito que hemos perdido: tener un enfoque no crítico hacia la comida y estar totalmente sincronizados con nuestros sentidos durante nuestras experiencias alimentarias.