Lo Último

Hernández vivió durante nueve meses en el sótano de una iglesia de Denver en 2014. Lo detuvieron comprando teja para un trabajo el pasado miércoles 26 de abril.