Skip to main content
You have permission to edit this article.
Edit
México honra a una heroína en aniversario de su independencia: Leona Vicario

México honra a una heroína en aniversario de su independencia: Leona Vicario

Una mujer estudiada, acaudalada y rebelde

  • Updated

CIUDAD DE MÉXICO — Leona Vicario desafió lo convencional.

Financiera y recolectora de información de inteligencia clave para la lucha por la independencia de México hace dos siglos, Vicario rompió las barreras de género y refutó públicamente los señalamientos de que hizo tales sacrificios por su país sólo para ganarse el afecto del hombre al que amaba.

Mientras México celebraba el miércoles su fiesta por la independencia, el aniversario 210 del llamado que hizo el líder Miguel Hidalgo en 1810 a liberarse de los colonizadores españoles, algunos académicos y activistas creen que al país aún le falta acoger por completo la figura de Vicario y sus posturas progresistas sobre la igualdad.

Ella no estuvo al frente de ejércitos rebeldes ni fue ejecutada como Hidalgo y su sucesor José María Morelos. Pero Vicario desafió no solo al mandato extranjero, sino también a una sociedad que consideraba que las mujeres no eran dignas de desempeñar cargos públicos.

Es significativo que Vicario sea el centro de la atención oficial este año, en un momento en el que México sufre altos índices de violencia contra las mujeres y otros males contemporáneos.

El 21 de agosto pasado se develó una estatua de bronce en honor a Vicario, mostrándola con los puños en las caderas, en el Paseo de la Reforma, una importante avenida de la Ciudad de México. Aunque Vicario también recibió un funeral de Estado en 1842, su nombre está inscrito en el edificio del Congreso de México y una población lleva su nombre, algunos dicen que necesita un mayor reconocimiento.

Hace falta “incorporarla a los libros de texto, hacer llegar su historia por todos los medios posibles a niños y jóvenes”, dijo Celia del Palacio, autora de la novela histórica “Leona” e investigadora del centro de estudios culturales y de comunicación de la Universidad Veracruzana.

Vicario nació en la Ciudad de México en 1789. Estudió ampliamente en tiempos en que una educación así se le negaba en general a las mujeres, incluso las de recursos económicos. Sus padres murieron en 1807, dejándole una fortuna con la que financió las actividades rebeldes. Las autoridades españolas descubrieron su papel secreto y Vicario huyó. Fue detenida, terminó siendo enjuiciada, escapó y le confiscaron sus propiedades. Se casó con el personaje independentista Andrés Quintana Roo y tuvo hijos. Regresó a la Ciudad de México en 1820, cuando la autoridad de la corona estaba desmoronándose.

Después de la independencia, un periódico publicó su refutación al político Lucas Alamán, quien insinuó que Vicario hizo campaña contra España para ganarse el cariño de Quintana Roo.

“No sólo el amor es el móvil de las acciones de las mujeres”, escribió Vicario en 1831.

“Por lo que a mi toca, sé decir que mis acciones y opiniones han sido siempre muy libres, nadie ha influido absolutamente en ellas, y en este punto he obrado siempre con total independencia, y sin atender a las opiniones que han tenido las personas que he estimado”, agregó.

“Me persuado que así serán todas las mujeres, exceptuando a las muy estúpidas, o a las que por efecto de su educación hayan contraído un hábito servil. De ambas clases también hay muchísimos hombres”, añadió.

Los documentos históricos también relatan “sus agallas y su absoluta rebeldía ante los intentos de las autoridades por controlarla o manchar su imagen”, dijo Amy Wright, profesora adjunta de estudios hispanos de la Universidad de San Luis en Estados Unidos.

Al defenderse a sí misma, Vicario “posiblemente no fue considerada digna de ser un ejemplo”, y esa dinámica persiste en muchas sociedades actualmente, agregó.

“¿Qué tan aceptable es que una mujer sea abiertamente rebelde, que se exprese con fuerza ante la autoridad?”, se preguntó Wright.

Los homenajes oficiales a Vicario coinciden con una angustia que no cede en México. Activistas tomaron las instalaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos a principios de mes para exigir que el organismo realice más investigaciones y procesos sobre los casos de mujeres maltratadas o desaparecidas.

El presidente Andrés Manuel López Obrador asegura que él recibe con beneplácito las preocupaciones legítimas, pero que sus rivales políticos están detrás de algunas de las protestas.

Beatriz Gutiérrez Müller, esposa del mandatario y promotora de la cultura nacional, acompañó a la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, durante la presentación de la estatua de Vicario.

Gutiérrez Müller dijo que Vicario “arriesgó todo” por la independencia nacional. Comparó también los donativos que hizo a los insurgentes con los videos difundidos recientemente en los que aparece un hermano de López Obrador recibiendo dinero de un funcionario hace varios años. El mandatario asegura que se trataban de aportaciones a su movimiento político y no fueron actos de corrupción.

Vicario “también dio dinero y no la grabaron”, dijo Gutiérrez Müller, insinuando que su cuñado no hizo nada malo.

La activista Verónica Cruz, quien ha ayudado a que mujeres encarceladas se practiquen abortos, señaló que el gobierno es hostil con algunas mujeres activistas y que resaltar la figura de Vicario es “políticamente correcto”.

En una biografía progresista de 1910 en la que se conmemoró el centenario de la independencia de México, el intelectual Genaro García refutó las percepciones de que Vicario fue un elemento secundario de apoyo a los líderes de la lucha independentista, y aseguró que México no la había honrado lo suficiente.

La inscripción en la nueva estatua dice que Vicario era periodista, aunque existe poca evidencia que respalde tal afirmación. Del Palacio, la novelista histórica, aseguró que se sabía que Vicario enviaba información a los insurgentes, pero que no pudo encontrar “huella” de ella en las publicaciones rebeldes de la época, cuyos artículos en general no iban firmados.

Del Palacio especuló que para las generaciones conservadoras era difícil acoger a la franca e itinerante Vicario. Dijo que otra figura desafiante, Josefa Ortiz de Domínguez, ha sido proyectada como “una mujer que desde el espacio doméstico pudo realizar un acto de heroísmo”, al advertir a Hidalgo y otros conservadores reunidos en su casa sobre la llegada de tropas españolas.

“Leona tiene mucho que seguir enseñando a las mujeres y hombres”, subrayó Palacio, quien destacó tres aspectos: No se conformen, no se rindan ante la adversidad y confronten al poder.

Be the first to know

* I understand and agree that registration on or use of this site constitutes agreement to its user agreement and privacy policy.

Related to this story

Get up-to-the-minute news sent straight to your device.

Topics

News Alerts

Breaking News